Cada domingo tu bandeja de entrada se llevará una alegría

LSN115

Herramientas de desarrollo como coches viejos

Recuerdo haber presumido en bares de copas.

Si, esos lugares que transitas mientras tu cuerpo aún no sabe lo que es el frío ni el cansancio.

Crees que lo sabes, pero no, te enteras cuando llegas a los 40.

(En mi caso, a los 34.)

Presumía entonces de ver la Fórmula 1 antes del boom de Fernando Alonso.

En 1994 vi en directo a Senna salirse en aquella curva del circuito de Imola.

En directo, en la tele, claro.

Me gustaban los coches entonces. Ahora ya no tanto.

Todos aquellos coches son ahora viejos.

¿Cómo se llega desde los coches viejos a herramientas de desarrollo?

👉 Ahora te respondo.

Antes de eso te cuento que igual que la historia de la automoción, tu historia con las herramientas de desarrollo no va a ser cuento de un día.

Aunque veas a los developer gurús accionando despliegues de forma maravillosa con dos teclas y un botón rojo, a eso tampoco han llegado en un día.

En un día, no.

En una vida, puede.

Como la historia de los coches viejos.

Con algo de esfuerzo y paciencia, irás descubriendo que tu espacio de trabajo puede mejorar mucho.

Mucho.

Terminarás presumiendo en bares de copas, o en cualquier otro sitio, de despliegues automatizados pulsando un botón rojo.

👇🏼 Y ahora, una respuesta, concisa, breve y recatada, te la voy a dar en unas 1.000 palabras.

Esta que te presento ha sido mi ruta de aprendizaje.

Ahora, ¡pisa a fondo! ¡haz que ruja el motor!

(Y comparte este newsletter en twitter, si te gusta.)

Producción en cadena

Henry Ford es un personaje muy controvertido. Lo que no se le puede negar es que sabía como soldar los eslabones de una cadena.

La fabricación del Ford Model T popularizó a principios del siglo XX la producción en serie.

Un coche. Luego otro. Otro más. Hasta el infinito. Y todos iguales.


Similar es ver la estadística de descarga de librerías de npm, el gestor de paquetes de node.

Los gestores de paquete son sin duda el primer escalón que el web developer del siglo XXI va a conocer.

Además, da igual el lenguaje de programación. En Python está pip, en PHP tenemos composer, en Ruby con RubyGems.

Si estos no te gustan, seguramente encuentres otros para tu lenguaje.

Estoy tan acostumbrado a lanzar un npm install y a ignorar la carpeta node_modules que no reparo en lo que hay ahí dentro. O en vendor o en como se llame tu carpeta de dependencias.

¿Te has parado a ver el código que hay allí dentro?

Cientos de líneas de código de developers como tú. Preparadas y listas para que las uses en tu beneficio.

Date una vuelta. Abre un fichero de esos y, verás, la cantidad de esfuerzo conjunto y conocimiento que encierra un comando tan automático como casi injusto.

Faros eléctricos

Estás a los mandos de un carruaje motorizado de vuelta a casa en mitad de la nada. Noche oscura de luna nueva. Pretendes alumbrar la carretera con un candil y un espejo.

No suena sugerente.

Los de Cadillac lo sabían y en 1912 presentaron el Model 30, un "pedazo de carro" que tenía un sistema de arranque eléctrico y unos faros de verdad de la marca Delco.


Dar luz en el camino del desarrollo suena como lo más bonito. Muy de noche clara de luna llena en pleno verano.

Lo he disfrutado en carne propia el día que descubrí Prettier.

Prettier es una herramienta suntuosa y dogmática. Da formato al código.

Si en un equipo todo el mundo se ajusta a las mismas reglas de estilo, se reducirán los problemas.

Es cierto, cada uno tenemos nuestras manías, pero, ¿te acuerdas de cuando los cambios en un repositorio eran ilegibles? Sólo por un cambio de formato.

Porque yo colocaba la llave { siempre al comienzo de línea. Y tú te negabas a desplazarla del final de la línea.

Con lo bonito que quedaba.

Hay muchas herramientas similares. Elige la que más te guste. El invitado del próximo martes en Web Reactiva tiene su propia forma de hacerlo.

Pero da formato unificado al código, ¡por tutatis!

Coche cohete

Gary se sentó encima de un cohete. Pulso al botón de encendido.

La dentadura se le hundió en el asiento.

Estaba a 1014 km/h. Era el 23 octubre 1970 en las salinas de Bonneville y acababa de batir el récord de velocidad en tierra con el Blue Flame.


Al día siguiente Gary podría haberse sacado una muela de la nuca. Pero todo salió bien.

Este vehículo marcó mi juventud porque no pude verlo en una foto real hasta los tiempos de internet. En los libros estaba representado como un dibujo. Como si fuera algo irreal, que no se podía tocar.

Si algo me ha hecho ganar velocidad en el desarrollo web es el hot reloading.

Si pudieran contar las veces que has recargado una página con CTRL+R (o similares), ¿cuántas serían?

La velocidad del Blue Fame palidece antes ese número.

Decenas de miles, cientos, millones...

Si con algunas configuraciones consiguieras que alguien lo hiciera por ti. Siempre. Cada vez que guardas el fichero o cambias de foco la ventana.

Ganarás tiempo para seguir en lo importante: escribir código.

Coche autónomo

Para que hoy existan cosas como el Autopilot de Tesla hace muchos años algunos tuvieron que dar los primeros pasos.

En los ochenta del siglo pasado ya lo intentaron en Alemania. Millones dedicaron para que una furgoneta Mercedes hiciera un recorrido por calles sin tráfico.


Casi 40 años deseando que los coches viajen solos. Mientras tu comes pipas, ves la tele o juegas al CandyCrash.

Mucho más seguro hasta que alcancemos la teletransportación.

Que los entornos de desarrollo funcionen "solos", sin necesidad de nuestra intervención es algo que, a mi juicio, ha conseguido popularizar Docker.

La infraestructura pasa a depender del código y con una serie de recetas, no tienes que preocuparte de instalaciones complejas.

Él se encarga de todo.

Una versión reducida de estas capacidades de autogestión son todas las herramientas que nos montan lo que necesitamos sin rechistar dentro del contexto de lo que si tenemos instalado.

Uso Valet y mis dominios locales ahora se reducen a crear una carpeta.

Arranco nuevos proyectos en segundos con Vue-Cli, Wp-Cli, Svelte-Cli...

Motor rotativo

Félix Wankel era un inventor que decidió cambiar el corazón del motor. El tema de los pistones le parecía ruidoso y arcaico.

Propuso un nuevo sistema basado en rotores en 1924.

Fue la marca NSU (no confundir con "nisu") la que implementó estos motores en coches comerciales. Mazda también ha tenido modelos con esta rareza.


Hay cosas que consideramos que están establecidas y no se pueden cambiar.

Llegan personas como este tal Wankel y le dan una vuelta.

Por eso existen cosas como Julia, Crystal, Deno, Pika y tantas otras herramientas que cambian la perspectiva habitual.

Puede que, como el motor rotativo, no se hagan muy populares.

Da igual.

Refrescan :)

Aquí acaba nuestro recorrido por los coches viejos y la tecnología moderna.

¡Nos leemos el próximo domingo!

PD: El otro día batí mi récord en un podcast en solitario. 72 minutos sobre el futuro del desarrollo web que, según me han contado, a más de uno se le han quedado cortos.

Habla con Robotito Niusleta!