Cada domingo tu bandeja de entrada se llevará una alegría

LSN120

No code. No jump.

¿Otro hablando de nocode?

¡No! No te voy a hablar de "sin código".

(Al final del todo entenderás qué tiene que ver el código con los saltos.)

Nocode es un movimiento muy interesante al que sumarse, sobre todo desde el lado de la construcción del mismo.

Del uso, aunque esté ahora tan de moda, llevamos décadas disfrutando.

¿Frontpage? ¿Dreamweaver?

¡Qué recuerdos!

Malos recuerdos

De eso te quiero contar.

De recuerdos. Sobre todo de los malos.

Perdamos aquí durante unas líneas el optimismo.

Aparquémoslo en cualquier hueco de la estantería.

El ser humano almacena recuerdos, buenos y malos.

El día que te caíste de la bici.

Cuando suspendiste aquel examen.

La noche en la que el chico o la chica que te gustaba de dijo que no.

Una comida que te sentó fatal.

Evidentemente hay cosas mucho peores en la vida. Lo sé. Ahora solo te pido que me sigas el rollo.

Cada quien puede ponerse su lista delante y darse una buena razón de sufrimiento.

No es el caso.

Date cuenta que casi todos los malos recuerdos tienen un ancla, algo a lo que le asignamos un poder brutal sobre nuestra historia.

Un lugar, donde acontecen los hechos, al que nunca queremos volver.

Una persona, que tiene el gafe y a la que ni nombras.

Una comida que marcó una muy mala noche.

Incluso unas palabras.

Las palabras son mi kriptonita particular.

(Además de Webpack, pero eso es otra historia.)

Recuerdo que una chica que me gustaba a rabiar un día dijo: "Llevamos saliendo un mes".

Se refería a otra persona, no a mi.

La construcción de la frase no era nada espectacular. Pero si recuerdo esa madrugada toledana despertándome cada 5 minutos con la frasecita repetida por mi subconsciente como un martillo pilón.

Aún hoy, me atormenta un poco escribir esas 4 palabras.

Para ti no tienen significado, para mi mucho.

Auxilio

También recuerdo lo que hice a continuación: pedir ayuda.

Llamé a un amigo que es como un hermano y quedé con él esa misma tarde.

Me tranquilizó, hablamos de otras muchas cosas, fue una suerte contar con él.

Precisamente eso es lo primero que hace el cerebro humano cuando siente una amenaza: buscar ayuda.

Quieres socializar el problema.

Es como en las películas, pasa algo y gritan ¡Auxilio! ¡Ayuda!

No soy psicólogo, ni pretendo serlo, pero creo firmemente que no lo hacemos tanto como el cerebro ordena.

Por eso es más fácil pasar a la siguiente fase: la huida.

Echar a correr, largarse de allí cagando leches.

¿Qué pasa si nada de lo anterior funciona?

Que la mente activa otro mecanismo de protección: el bloqueo.

La parálisis, el colapso.

Estos tres pasos contados así parecen excepcionales.

"Bueno, eso te pasa cuando se quema algo o si hay una catástrofe".

Eso pensaba yo.

También pasa cuando programas

Los mecanismos de seguridad citados se activan cuando son necesarios.

Así que esto te puede pasar en la cola del pan.

Yendo a tirar la basura al contenedor.

Subiéndote a la escalera.

Trabajando.

A qué alguna vez en la oficina has querido que alguien te ayudara a resolver un problema, un método que no sale, un error que no se quita.

O si estás en remoto, pedir auxilio en el slack del equipo.

¿No has querido nunca salir corriendo de una reunión?

Desvanecerte. "Tierra, ¡trágame!".

Y el punto al que quería llegar, el bloqueo. La paralización frente a la pantalla.

El asalto del flujo de pensamientos negativos que van rodeándote y pasando por delante del código.

Es un momento ideal para que aparezcan cosas de las que ya hemos hablado aquí otras veces: ansiedad, síndrome del impostor, baja autoestima...

Pero nunca he hablado de los recuerdos (buenos o malos).

Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá.

Harold MacMillan

(Comparte en twitter si te gusta este newsletter)

Muchas personas deciden que tecnología usar para un proyecto por costumbre. Si usas A y funciona bien, usas A.

Suele añadirse otro ingrediente: Con B todo salió mal.

Está ahí forjado a fuego. Si hiciéramos una encuesta (¿queréis que la haga?) fijo que cada developer del mundo tendría un framework, lenguaje de programación o cosa tecnológica de la que hablar mal.

Algo a lo que echarle el veneno. Donde anclar un mal recuerdo. Una situación donde no pudo pedir ayuda y se quedó bloqueado.

Tendrá razón en su foro interno.

Pero la tecnología no suele tener la culpa, salvo que sea muy mala.

Es nuestra forma de emplearla (ya sea por elección o imposición) y el contexto donde se empleó los ingredientes que nos aliñarán la remembranza.

La frase de más arriba es una que escogí para una presentación. La encontré a lo tonto.

Ahora se ha quedado conmigo para siempre.

El pasado, los recuerdos, puede ser un lugar cómodo en el que acoplarse.

¿Y si usamos los recuerdos en nuestro beneficio?

Escribir código es lo nuestro.

Es el salto.

Sin código no hay salto.

No digo que si trabajabas en versiones ahora obsoletas de Visual Basic tengas que desempolvar una versión ancestral de tu Windows.

Pero quizás no hayas vuelto a tocar las tecnologías de Microsoft ni con un palo.

A mi me pasó con Sencha Touch (aplicaciones móviles híbridas).

Una experiencia "horribilísima". Pensé no volver a tocar JavaScript en la vida porque no era capaz de entenderlo. Porque era un inútil.

Hasta que decidí volver a este lenguaje, con Ionic.

Descubrí que el problema no era la tecnología, era el concepto de cómo tenía yo de usarla para crear mobile apps híbridas.

Di el salto.

Ahora JavaScript, con sus virtudes y defectos, a diario. Pronto, lo prometo, TypeScript en vena.

Hay personas en la Academia Online que entran porque se han reencontrado con la programación web (por gusto o por obligación).

Quieren ponerse al día y algunos tienen historias fallidas cuando trabajaron con esto.

Han decidido dar el salto.

Algunos de los artículos que he leído para el envío de hoy:

El penúltimo renglón

Tres listas interminables de newsletters en inglés.

NewsletterStack

Letterwell

Awesome Newsletters

Qué bueno estaría tener un recurso como el primero en castellano. Ahí lo dejo :)

Cada vez están más de moda los miniframeworks de JavaScript que se despegan lo menos posible de la potencia del navegador.

Userinterface.js

Seis ejemplos de como puedes resolver cosas comunes con Flexbox.

Solved by flexbox

¡Nos leemos el próximo domingo!

PD: La Selecta Newsletter se prepara para grandes cambios. ¡Atento las próximas semanas!

Habla con Robotito Niusleta!