Cada domingo tu bandeja de entrada se llevará una alegría

LSN132

Están borrando internet

Un escalofrío me recorrió al leer esto:

"Hace un par de años que monitorizo la forma en que se rompen los enlaces de un blog en el que escribía. Es decir, cómo desaparecen URL presentes en sus artículos. La velocidad de rotura ha aumentado un 500% en los últimos 15 días respecto a 2019. Internet está desapareciendo."

De inmediato sentí impulsos de encender la impresora para dejar negro sobre blanco cosas.

Para almacenarlas en carpetas.

Luego pensé: "Diablos, no tengo impresora".

La frase es de Marcos Martínez, un ingeniero a la par que redactor con una cuenta de twitter (@euklidiadas) muy interesante y que se hacía eco de esto el pasado mes de mayo.

A raíz de una investigación personal, escribió sobre esto en un extenso hilo de twitter.

El sitio donde, curiosamente, se produce el efecto contrario: cosas que queremos eliminar parece que no desaparecen nunca de internet.

Bueno, esto les pasa a los "paquirrines de la vida".

A ti y a mi, si borramos algo por error, dalo por perdido.

Si quieres perpetuar este newsletter y que no acabe borrado de la faz de internet puedes aportar tu granito de arena compartiéndolo en twitter.

Los datos nunca están a salvo.

El almacenamiento digital es finito.

¿Quién no tenía una colección de CD's que ya no puede leer?

No te digo nada si era de DVD's.

Almacenabas información de todo tipo, muchas veces "pirata", pensando que lo tendrías allí para siempre.

Esas discografía completa bajada de Napster porque pensabas que nunca volverías a conseguirla.

Tiempos anteriores a Spotify y otras salsas.

El caso es que nuestra red de redes está "sufriendo" y se está quedando más delgada de lo que pensábamos.

¿Alguien la tiene a dieta?

Abajo del todo hay un botón para compartir en twitter este envío y seguir allí el debate. También te vale este enlace.

Ni un centavo más

Los casos más sangrantes de pérdidas de datos son probablemente los de Fotolog y MySpace.

Hay muchos otros, pero he recordado estos dos.

Fotolog tenía millones de fotografías de personas que confiaron en su plataforma para publicar sus imágenes.

Desapareció, sin dejar rastro.

En el caso de MySpace hubo un "motivo técnico". Dicen que varios gigas de información de la red social se perdieron porque los datos se corrompieron.

En ambos casos el escaso éxito de las compañías marcó también el destino de todo su histórico almacenado.

Quizás no quisieran gastar un centavo más en almacenar una información de la que no podían ni sabían sacar nada.

(Alguien pulsa el botón rojo y, ¡oh!...)

El caso de Geocities es curioso.

En 2000 era lo más para estar en la web. Espacio gratis, gifs animados, herramientas "no code" para publicar.

Todo el viejo Geocities ocupa 1TB.

Lo que parecía en su momento que era el infinito ocupa lo mismo que una cuenta un poco maja de una nube particular.

Aún así hay nostálgicos que mantienen una versión navegable al completo. Oocities.

El problema está en que, si se cansan o se agotan los recursos, también terminarán desapareciendo.

Tú también borras internet

El ritmo que indica Marcos de borrado tiene mucho que ver con las decisiones que tomamos.

Un caso que estoy seguro que se repite entre los lectores de este newsletter.

En la primera década del milenio abrimos muchos blogs personales. Twitter y Facebook eran un microbio entonces.

Los que apostábamos fuerte por aquello compramos dominios y alojamientos.

El tiempo fue pasando y la web pasó a ser otra cosa.

Aquellos blogs y portales verticales desaparecieron el día que alguien decidió no renovar el dominio. O el hosting.

El conocimiento allí alojado desaparecía igual que lo hacen las cosas que tiras cuando haces limpieza en el trastero.

Una pequeña prueba

Hay un detalle muy particular aquí que @euklidiadas creo no menciona.

Hice una prueba con el listado de enlaces de recursos de una web muy antigua (15 años) para ver cuantos seguían vivos.

  • De 32 enlaces a portales generalistas, 10 habían desaparecido.

  • De 26 enlaces a blogs, sólo 2 devolvían un error 404.

Los portales tenían dominios propios. Una lista de ".org" o ".com" comprados a mano.

Los blogs, muchos, estaban alojados de forma gratuita en blogger (blogspot.com, propiedad de Google) o en wordpress.com.

Permanecen porque las empresas propietarias de esos dominios apuestan por mantenerlo.

Suman tráfico a base de millones de espacios así.

Cada visita cuenta.

Como si fueran los pedruscos del camino.

Quizás nadie los actualice desde hace 20 años, pero siguen estando ahí a la intemperie.

Un dominio para la eternidad

Soy defensor de que cada uno se rasque el bolsillo para mantener un dominio, sólo uno, que le represente en internet.

Igual que tienes una dirección de la casa donde vives.

Es un rollo muy de IndieWeb.

Cuesta 15 euros al año más el alojamiento (si lo necesitas), pero también hay un gasto emocional.

Mi amigo Miguel y yo montamos boulesis.com en 2003.

Hace años que no se actualiza, pero sigue escupiendo resultados a los visitantes cuando quieren encontrar recursos didácticos sobre filosofía.

Mas allá del dinero, es algo que tienes ahí, debes cuidarlo y mantenerlo vivo.

Luego están los vídeos en YouTube, los podcast en anchor.fm, las fotos en instagram.

De un plumazo acaban en la papelera, aunque hay quien sabe recuperarlos.

Marcos contaba en su hilo que el ritmo de desaparición de recursos en la red se había acelerado en los últimos meses.

Nos hemos centrado en otras cosas, la pandemia ha volcado todo lo que era "normal" y no habrá sido buena para mantener algunas cosas.

Las emociones se han dedicado a otros asuntos, no a cuidar de una "punto com" particular.

Entonces, ¿está todo perdido?

La web que conocemos ahora premia la constancia y la actualización constante, pero no es tan sencillo perseverar.

Las decisiones de hoy afectan a la inmutabilidad de los datos del mañana.

Os conté en el podcast cómo funciona IPFS (InterPlanetary File System). Las URL son un hash único que dura para siempre porque son los usuarios de la red quienes hacen que eso ocurra.

¿Qué pasa si dejan de usarlo?

Que todas esas direcciones acabarán eliminadas.

Otro gran recurso que deberíamos apoyar es la Wayback Machine.

Allí donde se guardan las "fotos" de webs de todo internet. Tanto es así que algunos enlazan directamente el archivo como fuente y no la dirección directa.

Por si se borra.

También por ese motivo son populares servicios como Pocket o Wallabag. Guardan copias en tu cuenta de las páginas al completo.

Quizás haya que renunciar a cosas.

Colocar todo el contenido que sepas que no vas a cotinuar manteniendo en una red peer-to-peer como el citado IPFS o los más prácticos torrent o emule.

O usar servicios en la nube de "larga estancia" como Amazon S3 Glacier o Azure Archive Storage.

Pero ninguna solución es perfecta.

Siempre nos quedará el PDF impreso... ¡Maldición!

El penúltimo renglón

  • Puedes hacer regalos virtuales en Hacker Gifts, un puzzle digital que quien lo recibe juega a resolver.

  • Hablando de virtuales, tal vez te interesen estas gafas de realidad virtual por 200$.

  • Siguiendo por los hackers, aquí una lista de códigos y descuentos en plataformas online de desarrollo.

  • ¿Qué sería de internet sin los concursos de CSS? Imaginación al poder en CssContest

¡Nos leemos el próximo domingo!

PD: ¿Es el 8º número primo después de 17 y antes del 23? 19.

Publicado esta semana:

Habla con Robotito Niusleta!