Cada domingo tu bandeja de entrada se llevará una alegría

LSN140

Tomas 35.000 decisiones cada día y solo con 1 lo vas a petar

"La vida es maravillosa, bienvenid@ a un nuevo día".

Esto decía un cartel que vi por la calle ayer, con un sol iluminando cada letra.

Tendrá razón, pero a mi me ha costado un riñón levantarme hoy y ponerme a escribir estas líneas.

Está oscuro, de color gris, hace frío fuera de la madriguera.

Pero aquí estoy.

He tenido que aplicar la "regla de los 5 segundos". ¡Ha funcionado!

(Ahora te cuento.)

Es la misma regla que puedes practicar para no pensártelo ni un instante y participar en un sorteo especial: el único que te premia por equivocarte.

Puedes ganar una suscripción gratis de 60 días a mi Zona Premium recuperando tu fallo más monstruoso.

Aquí toda la info: #ErrorGarrafal.

La Zona Premium es una academia online (con nueva home) que tiene contenidos en audio, vídeo y una gran comunidad de malandriners. Buena gente. Lo digo en serio.

En la última semana tuvimos una clase magistral de trello, un episodio dedicado a la estimación de tiempos y un curso sobre POO.

Eres una máquina de decisiones

Tomas una decisión cada 2 segundos que pasas despierto.

Eso dicen los que saben, aunque a mi me parece una barbaridad.

Sobre todo comparando con que un niño "solo" tiene que hacerlo 3 mil veces al día. Los adultos estamos en 35 mil.

Cada opción elegida, una nueva bifurcación en tu vida. Es sobrecogegor.

Nuestras emociones son el factor decisivo para casi todas nuestras elecciones. Lo racional, aunque intervenga la mente, está más lejos de lo que parece.

Una mala experiencia previa, la comodidad, el miedo, la inseguridad... Se acumulan ahí justo delante de cada decisión. La mente es tramposa y trata de engañarte para que todo siga igual, para que no te muevas del sofá.

Evidentemente seleccionar qué vas a ser en la vida es más relevante que decidir apretar la tecla "t" en el siguiente instante.

Al considerarlo más importante el cerebro maquinará muchas más excusas, de forma más brutal.

En sólo 5 segundos se aprueba o se aniquila una idea.

Esto no lo cuento yo, lo hace Mel Robbins en su libro, que en castellano se titula "El poder de los 5 segundos: Sé valiente en el día a día y transforma tu vida", (Amazon).

En menos que canta un gallo también puedes decidir recomendar este newsletter en twitter.

La rampa sin vuelta atrás

La regla es un autoengaño.

Con buena voluntad y la intención de hacerte más efectivo, me atrevería a decir que más feliz

Se trata de contar en voz alta y de forma regresiva: 5, 4, 3, 2, 1 y actuar a favor de esa idea que acabas de tener.

Así distraes los pensamientos negativos que puedan aflorar y ganas la energía suficiente para ejecutar unos minutos en ese sentido.

Algo parecido a lo que hacen los saltadores de esquí.

Cuando inician el descenso por la rampa ya están ahí, no pueden evitar hacer un salto vertiginoso a toda velocidad.

Tendemos a pensar que si queremos cambiar algo ese impulso debe venir desde fuera.

Para qué voy a motivarme yo, ¡debe hacerlo mi entorno!

Debo recibir un mail persuasivo, una oferta irrefutable, una herencia inesperada.

Le pasa a Kiefer Sutherland en "Superviviente designado", cuando le toca ser presidente de EE.UU. cuando alguien decide volar por los aires a todo el gobierno americano.

Podría renunciar, pero no lo hace.

Una decisión puede marcar tu historia

Mejor si no miras a otro lado cuando te asalte. Mejor si vences la resistencia de tu cerebro. Mejor aún sin eres tú quien lo propicia.

Sois varias personas las que me habéis escrito en los últimos meses diciéndome, con palabras parecidas, algo como esto:

"No es el momento de dar el salto"

El paso es aprender a programar, empezar un side project o suscribirse a la premium.

Cada uno tiene su abismo para saltar.

El hueco profundo creado por "la falta de tiempo", "el redondear la idea", "el meditar para ver si es lo más acertado".

Haz que tu mente derrape

La teoría del libro dice que puedes lograrlo si haces una cuenta regresiva del 5 al 1 y te lanzas a ejecutarlo.

Esta semana pasada lo he hecho.

Una llamada que podía ponerme en dificultades. La llevaba postergando semanas. Ya está hecha. No salió bien, pero donde se cierra una puerta, tal vez una ventana.

O el invitado que entrevistaré en los próximos días en el podcast. Es incómodo, podía decirme que no, ponerme pegas. Ha ido como la seda.

El poder del proyecto paralelo

Por todo esto soy firme defensor de los proyectos paralelos. Como nos gusta y queremos picar código, mis pensamientos son acerca de crear programando.

Soy muy pesado con esto, lo sé, pero tengo que serlo.

Porque es un abismo más pequeño de lo que parece.

(Como Indiana Jones cuando cruza el puente que no se ve pero está ahí.)

Decidir un día grabar un episodio de "poscast" y publicarlo me ha cambiado la vida.

También lo ha hecho crear una academia online (mañana en el podcast premium contaré las muchas decisiones sobre desarrollo que tuve que tomar).

Ahora te toca a ti.

Piensa en ese side project que te revolotea en la cabeza.

  1. ¡Lo vas a petar!

El penúltimo renglón

Una selección de enlaces para cerrar el newsletter.

¡Nos leemos el próximo domingo!

PD: No hagas nunca "Delete from" sin el "Where", lo dice la canción.

Habla con Robotito Niusleta!